Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

¿Una oportunidad?, por Gonzalo Portocarrero

“Entre los partidos las diferencias obedecen más a los intereses de los líderes y organizaciones políticas que a las expectativas de las fuerzas sociales”.

foto

1. Rupac. Esta ubicado en la sierra de Huaral, es un lugar especial. Llegas al pueblo La Florida, el último donde tendrás señal y tiendas.

Cada nación tiende a vivir su proceso político, su coyuntura, como si fuera un drama de pronóstico reservado. Podrían suceder cosas muy buenas o muy malas. Esta manera de sentir y ver las cosas incentiva a colocar cualquier conflicto como si se estuviera en el inicio o en el centro mismo de la resolución definitiva de los problemas del país.

Durante mucho tiempo, por lo menos desde la década de 1930, la política peruana fue definida como el enfrentamiento entre la oligarquía y el pueblo. El primer grupo estaba representado por el civilismo militarista, blanco y criollo, mientras que el segundo por las clases trabajadoras y campesinas, cholas e indígenas. Fundamentó esa definición el diagnóstico sobre el Perú como un país en el que pocos tienen demasiado, mientras que la mayoría carece de (casi) todo.

Por tanto, la política económica respectiva no podía ser otra que la redistribución, a través de los impuestos o de la propiedad de la tierra, del excedente económico de las grandes minas y plantaciones. Así se podría crear un mercado para las incipientes industrias nacionales.

Tags Relacionados:

firmas

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada